•  
  •  
  •  
  •   
  •  

Sumaron ocho puntos de bloqueo al paro cívico departamental de Tarija con la adhesión del sector de transporte liderado por su ejecutivo Damián Castillo, quien indicó que a partir de la madrugada del jueves bloquearán, una vez más, las avenidas y rutas principales de la ciudad.

La presidenta del Comité Cívico Femenino de Tarija, Paola Mendoza, informó que la convocatoria fue absolutamente voluntaria por parte de la ciudadanía tarijeña y el paro continuará hasta que se emitan los datos oficiales y completos del conteo de votos de las elecciones nacionales del 20 de octubre. La medida de protesta inició después de advertir que podría existir un fraude electoral que favorece al partido de Gobierno. La medida inició con una marcha efectuada desde las 9.00 horas del día 23 de octubre, fue contundente, según los cívicos, aunque la parte oficialista opinó lo contrario.

A partir de las 06.00 de la mañana del 23 de octubre iniciaron los bloqueos en diferentes puntos de la ciudad para dar inicio a la jornada del paro cívico que se repitió en otros departamentos de Bolivia. La marcha, a la cual asistieron grupos de estudiantes, universitarios, médicos y otros profesionales y ciudadanos se concentró en la plaza principal Luis de Fuentes y Vargas y tuvo un punto de pronunciamiento en contra del Gobierno en la calle Ingavi esquina General Trigo.

El presidente del Comité Cívico Juvenil, Cesar Ramos, manifestó que no se levantarán las medidas de presión, que el paro será escalonado, pero se coordinará con las instituciones para abastecer los mercados de los alimentos básicos de la canasta familiar con el objetivo de proteger a la población. La circulación para las ambulancias será libre y el abastecimiento de combustible también. Las fronteras de Tarija están resguardadas y se bloquearon las salidas y entradas a vehículos de cualquier tipo. Castillo explicó que los vehiculos se replegaron en los puntos de bloqueo para la lucha incesante por la democracia.

UAJMS se une y alumnos faltan a clases

El rector de la Universidad Autónoma Juan Misael Saracho (UAJMS), Gonzalo Gandarillas, indicó que mediante un comunicado de la instancia de docentes a nivel nacional se determinó que el sector universitario se una a las medidas en defensa de la democracia, hasta que exista la seguridad del respeto al voto que la ciudadanía emitió el pasado domingo. Por su parte, varios grupos de universitarios emprendieron una marcha para unirse a la concentración de la plaza principal. La ciudadela universitaria ubicada en El Tejar se mantuvo cerrada y no se pasaron clases.

Se informó que, a pesar de la orden de la Dirección Departamental de Educación para continuar las clases de manera regular, la asistencia de los estudiantes fue mínima y en algunas unidades educativas no hubo alumnado. Algunos padres de familia explicaron que no quisieron llevar a sus hijos e hijas a los colegios por preocupación sobre la coyuntura política actual y la inseguridad que se puede generar.

De esta manera, otras instituciones también se solidarizaron con las medidas adoptadas como la Federación Departamental de Profesionales de Tarija (FDPT) y la Federación Departamental de Juntas Vecinales (Fedjuve). El presidente de esta institución, Edwin Rosas, lamentó la inasistencia y falta de apoyo por parte del actual presidente del Comité Cívico Departamental, Carlos Dávila, e informó que las juntas vecinales le quitaron el apoyo.

No hubo servicio de micros con regularidad ni de taxis por algunos puntos de bloqueo a otras áreas fuera del centro de Tarija, sin embargo, se pudo transitar por algunas calles alejadas. Algunos comercios en el casco viejo estuvieron cerrados, pero en la zona del Campesino todo se mantuvo en funcionamiento. Los demás mercados de la ciudad atendieron al público hasta el mediodía.

El País – Tarija



  •  
  •  
  •  
  •   
  •