•  
  •  
  •  
  •   
  •  

En la sede de gobierno esa institución sólo garantiza pruebas para la detección de la Covid hasta el 15 de enero, en tanto los afiliados buscan sin éxito acceder a los servicios del SUS.

Conforme la segunda ola del Covid-19 avanza de forma rápida y sostenida, los más de 3.500.000 de asegurados a la Caja Nacional de Salud (CNS) se convirtieron en los más desprotegidos debido a que este seguro a corto plazo no brinda abasto. El panorama para los afiliados se torna gris pues peregrinan por atención, y pese a ello no pueden acceder a los servicios del  Sistema Único de Salud.

Uno de los asegurados, Emilio Q., expresó con la voz entrecortada la pena que significa estar afiliado a la Caja por estar más desprotegido que las personas que no tienen seguro. “El Gobierno se ocupa más de ellos y no se da cuenta  que nosotros estamos sufriendo más por una atención médica”,  afirmó cuando se alejaba del Policlínico Central de la CNS, un centro que está a pocos pasos de Palacio de Gobierno en La Paz.

En puertas de ese establecimiento de salud, decenas de afiliados molestos protestan impotentes al no recibir atención médica de su seguro. “Estamos desde las 5:00 y ahora nos dicen que sólo atenderán 17 fichas. Esto no se puede aguantar más. Muchos de los que esperamos  tenemos síntomas (de Covid- 19)  y es muy posible que tengamos  la enfermedad”, manifestó una mujer a tiempo de suplicar por un acceso a la prueba de diagnóstico del coronavirus.

La CNS es el ente gestor más grande del país. Según los datos que manejan las autoridades  de hace más  de cinco años,  esta institución tiene a más de 3,5 millones de asegurados en todo el país, es decir a más de una cuarta parte de la población boliviana

Fuente: Página Siete


  •  
  •  
  •  
  •   
  •