•  
  •  
  •  
  •   
  •  

El ministro de Defensa, Luis Fernando López, se emocionó casi con lágrimas al recordar lo que atravesaron los militares durante el periodo de Evo Morales. Dijo que las Fuerzas Armadas fueron humilladas y que el imponer el lema “patria o muerte, venceremos” fue la vergüenza más grande de la historia de la entidad.

En entrevista con Hora 23 de Bolivisión, el Ministro manifestó que al asumir el cargo encontró a las FFAA debilitadas en lo operativo, con armas que no cambian desde hace 40 años, además de una “contaminación política” con militares que pasaron de la línea del respeto a la autoridad hacia el servilismo.

Señaló que hubo uniformados que entraron en la corrupción y se sirvieron del poder. “Se humillaron, dejaron que ocurra por el ascenso, por la buena vida, por acompañar al expresidente en sus lujos”, lamentó.

En ese marco, el Ministro expresó su angustia porque los militares hayan permitido el lema “patria o muerte, venceremos”, dado que el mismo fue usado por el “Che” Guevara, a quien acusó de haber matado soldados y oficiales bolivianos.

“Ese que vino a matar bolivianos gritaba eso: ‘patria o muerte, venceremos’. El Che gritaba eso y de pronto ves a las Fuerzas Armadas, que combatieron al Che, gritando ‘patria o muerte venceremos’…”, cuestionó López.

El Ministro expresó su indignación porque, habiendo sido instructor de la Escuela de Cóndores de Sanandita, recordó que se enseñaba a los militares a luchar contra modelos subversivos como del Che Guevara. Confesó que al enterarse de que los militares adoptaron ese lema, no pudo ir a trabajar una semana por la depresión y la bronca que le causó.

“Ver a los generalotes que, en esa coyuntura, ordenaron, instruyeron el lema ‘patria o muerte venceremos’ fue la vergüenza más grande que tuvo en la historia de las Fuerzas Armadas y va a quedar así, y esos generales de los ponchitos van a tener que pagar en algún momento. Denigraron, humillaron a las Fuerzas Armadas”, sostuvo.

Señaló que hace dos años en una visita que tuvo en Sanandita, a la que llamó el “crisol” del Ejército boliviano, se amargó y se tuvo que ir al ver que había hecho un mural con ese lema.

Dijo que tres o cuatro generaciones de militares tendrán que rendir cuentas en algún momento, por cosas como haber alterado el uniforme con ponchos.

“No sé cómo duermen esos generales de los ponchitos, de las guirnaldas, del patria o muerte, venceremos”, aseveró.

Agregó que sería hipócrita que a esos militares los reciban en los círculos de sus respectivas armas.

Se emocionó y, con los ojos vidriosos, repitió que le “duele” lo ocurrido con las Fuerzas Armadas en el periodo de Morales.

López fue militar pero pidió su baja después de haber sido cambiado de Sanandita. Estudió Comunicación y se convirtió en empresario. Entabló un vínculo con Luis Fernando Camacho, a quien asesoró en el Comité Pro Santa Cruz. Reveló que el mismo Camacho lo invitó a ser Ministro.

Erbol


  •  
  •  
  •  
  •   
  •